Cómo perder peso sin efecto rebote

El conocido como efecto rebote es una de las mayores preocupaciones de las personas que están siguiendo dietas para perder de peso. Esta consecuencia produce que, al terminar la dieta, vuelva a recuperarse todo el peso que se había perdido ¡o incluso más!, apareciendo sentimientos de frustación y desesperación. 

Por esta razón, es vital preparar la estrategia adecuada antes de empezar una dieta. Sólo de esta manera podremos evitar la aparición de este efecto tan indeseable. ¡Hoy te contamos cómo hacerlo! 

perder peso con salud

¿A qué nos enfrentamos?

La causa principal del efecto rebote suele ser que, al terminar la dieta, la persona vuelve a recuperar los malos hábitos que tenía antes de comenzar el régimen para adelgazar.

Es habitual que mientras se esté bajo las pautas de una dieta las malas costumbres que llevaron a la persona a engordar se dejen de lado. Si el individuo estaba acostumbrado a comer bollería industrial, platos altos en grasas y comida precocinada y ha cambiado esta alimentación poco saludable por una más adecuada, la consecuencia lógica es una bajada de peso.

Pero si una vez alcanzada la meta la persona vuelve a ingerir este tipo de productos, es evidente que recuperará todo el peso que había perdido.

perder peso sin efecto rebote

Lo más importante para conseguir bajar de peso sin rebote es adquirir unos buenos hábitos de alimentación que puedan mantenerse una vez finalizada la dieta, así como realizar ejercicio de manera regular. 

¡Todo ésto lleva tiempo! Y cuando se acerca el verano es habitual encontrar en revistas y en programas de televisión todo tipo de dietas milagro: Cada año se populariza un nuevo régimen que promete perder peso rápido y casi sin esfuerzo. Es frecuente que alguna persona famosa se sume a la supuesta revolución de esta dieta y presuma de lo fácil que le ha resultado bajar de peso.

Este tipo de regímenes, sin embargo, no son nada saludables y resulta muy poco recomendable realizarlos durante un tiempo prolongado. Pueden llegar a funcionar para bajar dos o tres kilos de peso, pero si se continúan durante mucho tiempo, la persona correrá el riesgo de sufrir carencias nutricionales que pueden llegar a ser graves.

Además del riesgo que suponen para la salud, este tipo de dietas milagro son muy restrictivas. Algunas de ellas permiten comer solo un grupo de alimentos durante el tiempo que duran y, si bien es cierto que se consigue bajar de peso, al recuperar la alimentación habitual, siempre se produce el temido efecto rebote.

perder peso sin rebote

La mejor defensa es un buen ataque

Para perder peso sin rebote hay unas pautas que deben seguirse siempre. Lo más recomendable es consultar a un profesional de la alimentación, bien sea un endocrino o un nutricionista.

El profesional de la nutrición deberá hablar con el paciente para conocer sus hábitos de alimentación y detectar de dónde viene el problema por el cual la persona ha engordado. Así mismo, podría pedirle unas analíticas para comprobar su estado general de salud.

Es importante recordar que no es lo mismo que una persona engorde por llevar una dieta inadecuada y vivir de manera sedentaria que por tener problemas de metabolismo, por lo que las estrategias a seguir serán completamente diferentes.

adelgazar sin efecto rebote

A continuación, el nutricionista diseñará un plan de dieta adaptado al estilo de vida y necesidades del paciente. ¡Esto es muy importante! Asegúrate que la dieta que te proponen es personalizada y no un "copia y pega" del paciente que salió de la consulta cinco minutos antes. Como siempre decimos, cada persona es un mundo, con sus necesidades nutricionales, sus características físicas y, ¿por qué no?, sus pequeñas manias a la hora de comer. Y todos estos aspectos deben tenerse en cuenta a la hora de planificar una dieta, si no queremos que el abandono sea inminente.

Por otra parte, recuerda que el objetivo no se debe enfocar únicamente en perder los kilos de más, sino también en poder adquirir unos buenos hábitos que perduren en el tiempo y que eviten el efecto rebote.

Con una buena dieta, la bajada de peso puede resultar lenta, pero será constante. El organismo de la persona se irá adaptando poco a poco al nuevo estilo de vida y las probabilidades de que el régimen sea exitoso se multiplican. Que la dieta sea exitosa depende también de que sea realista a la hora de adaptarse al estilo de vida del paciente.

adelgazar sin rebote

Teniendo unos buenos hábitos de alimentación y realizando ejercicio de manera regular no solo se conseguirá alcanzar y mantener el peso deseado, sino que se mejorará el estado de salud de manera general.

Si quieres conocer más trucos y consejos para perder esos kilines de más para siempre, no dudes en seguirnos en nuestras redes sociales. ¡Te mantendremos informad@ de las últimas novedades!

¿Has estado meses (incluso años) a dieta y una vez conseguidos los objetivos has recuperado todo lo que habías perdido? ¡Coméntanos tu experiencia! Y anímate a intentarlo de nuevo, ¡Esta vez ya sabes cómo planificarlo!

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
SuscrÍbete a El Peso Justo

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a El Peso Justo!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

Colabora con el peso justo

¿Tienes un marca y quieres darte a conocer en nuestro blog? Ponte en contacto con nosotros