Como paliar los síntomas de la fibromialgia a través de la dieta

El 12 de mayo es el día mundial de la lucha contra la fibromialgia. Adelgazar puede ser una de las grandes soluciones para evitar que los molestos síntomas de esta enfermedad se puedan controlar más fácilmente. De hecho, la falta de nutrientes, entre otros factores, es uno de los desencadenantes de una dolencia que afecta al 2 % de la población mundial y que sigue siendo una incógnita para los profesionales de la medicina.

Los análisis realizados a los pacientes arrojan una falta de vitamina D, selenio, hierro y zinc. A estos nutrientes han de añadirse otros de consumo diario. La dieta perfecta para un enfermo de fibromialgia debe estar compuesta en un 60 % de proteína vegetal y en un 40 % de proteína de origen animal. El pescado, los huevos y las legumbres han de formar parte de la mayoría de los platos.

Los hidratos de carbono deben provenir en un 40 % de absorción lenta y en un 10 % de azúcares. Legumbres, fruta, verdura, tubérculos y no tantos cereales pueden ser los pilares de una dieta mucho más adecuada para afrontar síntomas como la rigidez muscular, el insomnio o el dolor constante.

Además, hay que calibrar muy bien la cantidad de grasas ingeridas cada día. Un 7 % han de ser ácidos grasos saturados, un 20 % deben ser monoinsaturados. Limitar la ingesta del colesterol a 300 miligramos y añadir 2 gramos de Omega-3 y un 6 % de Omega-6 de forma diaria ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a la recuperación del organismo.

A destacar, igualmente, la importancia de las vitaminas A, B6, C y E. El ácido fólico, el calcio, el magnesio, el zinc y el selenio no deben faltar en la ingesta diaria de los pacientes.

Pero no hay que olvidarse de otras propiedades de los alimentos que también ayudan, no solo a mejorar el estado de salud, sino también el estado físico. Así, el uso de cúrcuma (antiinflamatoria), el aguacate (con un interesante aporte de Omega-9), el chucrut (un fermentado que mejora la impermeabilidad del intestino), la rúcula (que mejora el funcionamiento del hígado) o la manzana (con un alto nivel de antioxidantes) son imprescindibles.

Otro aspecto que suele pasarse por alto es la cantidad de conservantes que llevan buena parte de los alimentos. A ser posible, es imprescindible evitar consumir alimentos con excitotoxinas como el glutamato monosódico, uno de los más usados en la industria alimentaria. dieta y fibromialgia

¿Qué tipo de dieta llevar?

En lo que respecta al tipo de dieta a seguir, diversos especialistas indican que la vegetariana puede presentar un problema en lo que respecta a la falta de proteínas animales. La mejor elección sigue siendo la dieta mediterránea en la que tenga mayor presencia el pescado y la carne de ave.

Se recomienda, igualmente, no abusar de los alimentos fritos o precocinados, no añadir demasiada grasa a los guisos más tradicionales e intentar mantener la integridad del alimento a degustar al máximo. Una ensalada o un plato de legumbres con verduras son dos opciones más que recomendables.

Una dieta adecuada debe incluir cinco comidas al día para evitar que el organismo queme sus reservas antes de tiempo. Un desayuno con algo de fruta, una infusión, aceite de oliva y una tostada puede ser un gran inicio. A media mañana, un yogur y un puñado de frutos secos es lo más correcto.

La comida principal del día puede incluir un guiso tradicional de legumbres, una ensalada, una carne magra o un pescado a la plancha y terminar con algo de fruta fresca. Se desaconseja totalmente la ingesta de refrescos azucarados. Para la merienda, un poco de pavo y un yogur. La bollería industrial no ha de consumirse para evitar ingerir calorías vacías y una cantidad de grasa y de colesterol para nada recomendable. La cena ha de ser siempre más ligera. Una tortilla francesa y un poco de queso, así como una pieza de fruta, pueden ser los elementos de una cena perfecta.

La consecuencia de una dieta tan sana es una pérdida de peso progresiva que repercute, directamente, en la mejora de la condición física del paciente. A menos peso, menos esfuerzo para moverse y más posibilidades de reforzar la musculatura.

La práctica de ejercicio físico ligero no deja de ser el mejor complemento a esta dieta. Solo perdiendo peso es posible mejorar la adaptabilidad del cuerpo a todo tipo de nutrientes. Aprovechar al máximo las fuerzas disponibles y evitar acelerar el avance de esta enfermedad no deja de ser una medida preventiva que podría convertirse en el inicio de la recuperación.dieta para la fibromialgia

El apoyo de un experto en nutrición y el diseño específico de una dieta a la medida de cada paciente se convierten en acciones recomendadas por los expertos en fibromialgia. El cambio en la alimentación que ayude a adelgazar puede ser el primer paso hacia otra forma de enfrentarse a esta enfermedad. ¿Alguna sugerencia o experiencia que compartir para mejorar la calidad de vida de las personas con fibromialgia

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
SuscrÍbete a El Peso Justo

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a El Peso Justo!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

Colabora con el peso justo

¿Tienes un marca y quieres darte a conocer en nuestro blog? Ponte en contacto con nosotros

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.