“Si tu cuerpo no elimina toxinas, lo que necesitas es un trasplante”

Aunque el término “dieta detox nos resulte de lo más moderno y sofisticado, la moda de purificar el organismo no es nueva, ¡ni mucho menos!.

Hoy tocan los zumos verdes, pero seguro que en su día has oído hablar de la dieta de la piña, la alcachofa o la del sirope de arce, por ejemplo. Todas ellas prometían lo mismo, además de perder peso, conseguir una salud de hierro y una piel envidiable, siempre iban acompañados de verbos como: desintoxicar, purificar, depurar

Y así es como, antes de terminar la introducción ya ha surgido la primera pista de que estas dietas no funcionan. Si cualquiera de estos productos hubiese cumplido aquello que prometía, ¿Qué necesidad hay de cambiarlo continuamente?

dieta de la alcachofa

¿Es necesario “limpiar” nuestro organismo cada cierto tiempo?

Según los defensores de estas dietas, el cuerpo va almacenando toxinas y una vez que alcanzamos cierto nivel debería resetearse, hacer borrón y cuenta nueva, sometiéndose a 5, 10, 21… días de purga más o menos extrema.

¡Seamos sensatos! Es posible compensar excesos puntuales, tomando una cena o comida ligera a base de frutas y verduras dentro del mismo día o al siguiente. Pero, esperar que el cuerpo perdone todos nuestros pecados de un año por alimentarnos una semana a base de verduritas, me parece una idea de lo más utópica.

receta de zumos verdes

Desintoxicarse ¿De qué exactamente?

Aquí tenemos la segunda pista de las lagunillas teóricas de estos métodos.

Es cierto que se acumulan pequeñas cantidades de pesticidas y metales pesados en algunos alimentos (en los países desarrollados, los controles de seguridad y calidad, la medicina y la higiene son muy altas, por lo que aunque esta acumulación existe, la preocupación quizás sea un poco excesiva), pero los métodos detox generalmente hablan de otras toxinas, no sabemos muy bien cuáles.

Proponen que nuestro cuerpo es al mismo tiempo, fábrica y almacén de toxinas modernas, sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal. Y nuestro deber como individuos healthy que somos, es hacer algo adicional (a lo que ya realizan nuestros órganos) para “limpiarnos”. Obviamente, ésto no está probado.

De todos modos, no debéis preocuparos, porque para eso tenemos a la industria, que no contamina ni usa productos nocivos, con una solución asequible a todos estos males, producida a base de productos naturales (léase esta última frase con tono sarcástico).

Otro dato: Científicos adscritos a la red Voice of Young Science publicaron una conclusión demoledora extraída de su investigación con varios de los kit detox más populares del mercado: “Nuestra conclusión es que el término detox es un mito”, afirmando que ninguno era capaz de demostrar su potencia purificadora, ni de hacer lo que prometía.

alimentacion y salud

Pero volvamos al título del apartado: ¿De qué nos desintoxican estas dietas milagrosas?.

Para mi gusto, la mejor respuesta es la de Julián Palacios, cardiólogo del Hospital Clínico de Madrid. ¡Atentos!

“Si de verdad su cuerpo estuviese acumulando elementos tóxicos y no pudiera él mismo liberarse de ellos, lo que se necesita con urgencia es un trasplante de hígado o riñón, pero no una infusión de perejil y acelgas” continúa, “estos métodos dicen “vamos a eliminar los tóxicos”. Oiga, espere, ¿Qué tóxicos? ¿Metales pesados? ¿Urea? ¿Cuál en concreto? Porque cada sustancia tiene un mecanismo diferente de eliminación. Cuando nos llega al hospital un paciente intoxicado con mercurio lo tratamos de una manera; si es intoxicación por plomo tiene otro tratamiento; si es por dioxina le tienes que hacer otra cosa, etc"

¿Sabes dónde encontrar una auténtica “herramienta depurativa”?

La respuesta es clara, ¡En tu interior!

Está claro que necesitamos depurarnos, pero de esa labor (siempre que funcionen adecuadamente) se encargan:

  • Hígado. Se encarga de las sustancias liposolubles (solubles en grasa). Recupera y transforma tóxicos para hacerlos inofensivos antes de eliminarlos (alcohol, restos de medicamentos...)
  • Riñón. Se encarga de las sustancias solubles en agua. Elimina alrededor de dos litros de sustancias de desecho al día.
  • Sistema linfático. Transporta por el cuerpo desechos y partículas extrañas.
  • Pulmones
  • Piel
  • ...

dieta para perder peso rapido

Si no tiene sentido ¿Por qué la gente las sigue?

Juegan dos bazas clave: Consuela y es fácil de creer.

A día de hoy es fácil sentirse “químicamente sucio”. Estamos continuamente expuestos a la contaminación, residuos y hormonas… y los excesos no solo pesan en el trasero, también en la conciencia.

Es entonces cuando nos dicen: “¡Mira! Tengo un remedio “muy natural” con el que en unos días tu organismo estará como nuevo”.

Inevitablemente, y aunque de verdad tengan la mejor intención del mundo, ésto se traduce en muchas cabecitas como un “Paso hambre cinco días, me quito unos kilines de encima, desaparece el cargo de conciencia por lo mala que es mi alimentación y después ... puedo volver a mis viejos y adorados hábitos. ¡Ah! Y aprovecho para decir a mis amigos que estoy siguiendo una dieta detox ¡que mola cantidad!.

mito de las dietas detox

La verdadera “dieta detox” que gusta a médicos y nutricionistas

¡La propuesta es clara! Preocupate más en cuidar tus órganos depuradores durante todo el año.

Para ello:

  • Sigue una dieta equilibrada, variada, rica en frutas y verduras y pobre en azúcares y grasas indeseables. En resumen, si te quieres hacer un batido de frutas o verduras que sea porque te apetece o porque te ayuda a alcanzar sus requerimientos diarios ¡no porque te lo impongan!
  • Bebe bastante agua. No es necesario que “te encharques”, pero es cierto que por lo general consumimos menos agua del que deberíamos.
  • Practica deporte moderado regularmente
  • Reduce o elimina el alcohol de tu dieta. Uno de los mayores tóxicos reconocidos para el organismo, al que parece no darse la suficiente importancia.


“¡Total, por probar!”

Aunque la moda de los zumos verdes no es de las peores, puede llegar a tener más peligros que beneficios, sobre todo cuando se combina con la toma de comprimidos, pastillas quemagrasa, supresores del apetito, infusiones milagrosas o consejos tan maravillosos, como días alternos de ayuno.

Varios productos y comprimidos con la etiqueta detox, presentados en principio como simples suplementos, son retirados del mercado cada año por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) por no ajustarse a la legislación vigente o contener productos prohibidos en Europa.

riesgos de la suplementacion

Sin llegar a estos extremos, imaginemos que queremos seguir una dieta de este tipo sin “productos estrella” ni restricciones extremas. La gran mayoría de estas dietas son bastante hipocalóricas, deficitarias en algo (¡o en mucho!) y si se acompaña de una buena práctica deportiva para multiplicar sus efectos, es bastante posible que termines con las piernas en alto en el gimnasio o en plena calle.

Además, nuestro organismo es un mecanismo ultracomplejo, donde todo está enlazado. Para que una medida alimentaria produzca un verdadero efecto beneficioso en nuestra salud tiene que ser duradera en el tiempo, no es cuestión de 5, 10 o 21 días.

En este momento suele entrar en escena el típico cuñado con su solución fulminante: “Pues… se sigue la dieta más tiempo. ¿Qué problema hay?”
A lo que puede ser conveniente responder: “¡Tienes razón! A parte de posibles hipoglucemias, descenso brusco de la tensión arterial, pérdida de masa muscular, cansancio, irritabilidad… ¡nada! A parte de eso… ¡NADA!

Conclusión

Aunque no lo parezca, no estoy en contra de este tipo de dietas.

Si se realizan con prudencia durante una o dos semanas, las consecuencias negativas para la salud no deberían ser tan significativas (siempre que se lleven a cabo por personas sanas).

Ahora sí, te recomendaría que no te hicieses muchas ilusiones en lo que a “limpieza del organismo” se refiere, ya que aunque tu conciencia se quede mucho más tranquila, lo más seguro es que lo único que hayas eliminado serán ceros en la cuenta corriente.

Lo único que personalmente me molesta un poco es que se le atribuyan efectos terapéuticos que no tiene.

mitos de la alimentacion

Consume mucha frutas, verduras y zumos (en menor cantidad) ¡pero durante todo el año!

Benefíciate de sus propiedades, pero sobre todo, ¡Hazlo por placer y por mejorar tu alimentación! y en consecuencia, tu calidad de vida.

Añadir un comentario

Buscar
SuscrÍbete a El Peso Justo

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a El Peso Justo!

Colabora con el peso justo

¿Tienes un marca y quieres darte a conocer en nuestro blog? Ponte en contacto con nosotros