Razones por las que comemos sin tener hambre

8 razones por las que comes sin hambre (y su solución)

Acabamos de comer, pero en cuanto terminamos de recoger y fregar los platos, terminamos picoteando algo que "nos sacie", pero ¿si acabamos de comer cómo es posible que tengamos hambre? O quizá no es hambre lo que tenemos y simplemente queremos algo por alguna razón que no sabemos explicar. Identificar las causas y razones por las cuáles terminamos comiendo más de la cuenta nos ayudará a poder poner remedio y que esta situación, mucho más común de lo que pensamos, no nos sabotee la dieta. Es por eso que hoy os traigo 8 razones por las cuáles podemos estar comiendo sin tener hambre.

¿Por qué como sin tener hambre?

1.  Necesitas hidratarte

Muchisimas veces confundimos la sensación de sed con la de hambre, y terminamos comiendo cuando en realidad necesitamos beber agua, para evitar llegar a este punto tenemos que aonctumbrarnos a llevar una botella de agua con nosotros siempre y beber frecuentemente.

2. Comes para afrontar una emoción/situación

Quizá has tenido un problema en el trabajo, o igual estás llena de trabajos de la uni y el estrés te tiene desesperada o quizás has roto con tu pareja y tu gran apoyo son esos tarros de helado de chocolate, sea lo que sea siempre termina en la nevera. En estos casos, estas comiendo para afrontar tus emociones y por lo tanto no por necesidad fisiológica.

3. Comes por que hay alimentos que te tientan

Normalmente si estamos a dieta, solemos (o lo recomendable es) no comprar alimentos que nos descontrolen , que normalmente son los más calóricos. Pero como solemos compartir casa, ya sea con nuestra pareja, nuestra familia o nuestros compañeras de piso la comida "prohibida" llega a nosotras sin quererlo (a menos que todos los de la casa estén a dieta que si es tu caso ¡menuda suerte!). Esto también nos puede suceder fuera de casa, pues ¿cuántas veces llegan nuestros amigos y nos ofrecen esos alimentos que nos tientan y nosotras que no tenemos hambre, terminamos cayendo por que sí, están tan buenos que no podemos resistirnos? ¿Cómo solucionamos esto? Lo ideal es ser clara y decir: "mira chicas (cambia esto por lo que corresponda: churri, tata, mama, abuela, compañera..) estoy cuidandome (a dieta etc) y me harías un favor si a partir de ahora no me ofrecieses este tipo de alimentos". Hay que decir que mucha gente se olvidará de esto asi que te tocará recordarlo frecuentemente, no te enfades y repiteselo cuantas veces necesites. Acabaran entendiendolo.

razones por las que comemos sin hambre

4. La comida es tu premio

¿Te has levantado y el pantalón te queda más flojo? Decides que hoy desayunarás más por que te lo mereces, por el esfuerzo ya sabes, ¿has llegado a un objetivo profesional o te has graduado? ¡Vamos a celebrarlo, comiendo! En definitiva, cualquier logro que obtienes lo celebras comiendo y muchas veces no tienes hambre (o no tanta) como sueles terminar comiendo. ¿La solución? ¡Busca otros premios! ¿Qué tal si para tu próxima celebración preparas un viaje? No es necesario que te vayas al otro lado del mundo, pero podrías visitar la montaña que más cerca te quede, o pasar el día en la playa, o puedes comprarte esa ropa que tanto has soñado ponerte, ¡hay miles de cosas que queremos y pueden volverse nuestro premio y no son comida! ¡encuentra la tuya!

5. Comes por que crees que debes comer

Has ido a algún evento, o alguna comida familiar y comes a pesar de no tener tanta hambre, a veces por que te da apuro decir que no, otras por que es la hora de comer, otras por el punto 3 de esta lista. Sea la que sea, si no tienes hambre no es obligatorio que comas, es cierto que por educación muchas veces no decimos que no, pero podemos decir "muchas gracias , lo probaré otro día por que no tengo hambre hoy" o "guardame un poco para que me lo coma luego". No quedaremos como mal educadas y estaremos comiendo cuando tengamos hambre.

comer sin hambre

6. Comes por que te aburres

No sabes que hacer, o si tienes que cosas que hacer pero para evitar hacerlas, te pones a comer. Este hábito es de los más peligrosos por que puede terminar trayendo grandes problemas. Busca otras opciones, o sal de casa a dar un paseo para distraerte pero no utilices la comida para matar el rato.

7. Si otros comen, tu comes

Acabas de comer pero te invitan a comer tus amigos y al final terminas comiendo. ¿Te pasa demasiado? Puedes unirte al plan y no comer, no es estrictamente necesario y menos si no tienes hambre, solo comentaselo y lo entenderán. Si no quieres quedar como aburrida o estar en un restaurante/bar/casa sin tomar nada, siempre puedes tomarte una infusión mientras ellos comen. Quizá el primer día te de más verguenza pero una vez lo hagas verás que no es para tanto y que no te mirarán como un bicho raro.

8. Mucha tele, mucho instagram...

La publicidad nos influye mucho más de lo que pensamos en nuestra sensación de hambre. Puede que estés llena, y de repente ves un anuncio del postre más tentador que has visto en años, y no sabes como acabas comiendo algo por que "te han entrado ganas de algo". ¿Cuántas veces te ha pasado? ¡Seguro que muchas! ¿La solución? Utiliza menos tus redes sociales o pasa menos tiempo viendo la televisión (sobretodo aquellos programas, perfiles etc que nos muestran recetas tan tentadoras) y evitarás que esto te pase frecuentemente.

razones por las que comemos sin hambre por la publicidad

Y tú, ¿cuántas veces has terminado comiendo a pesar de que no te sientes hambrienta

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
SuscrÍbete a El Peso Justo

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a El Peso Justo!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

Colabora con el peso justo

¿Tienes un marca y quieres darte a conocer en nuestro blog? Ponte en contacto con nosotros