Eliminar el café

Dejé la cafeína por 21 días y aprendí esto (mi experiencia)

Llevaba ya varios días cansada, me habían comentado que la cafeína era magnífica para adelgazar, pero las consecuencias de su ingesta comenzaron a pasarme factura. Taquicardias, insomnio, irritabilidad e incluso problemas estomacales me afectaron y terminaron alterando mi calidad de vida. Lo tenía claro, iba a dejar la cafeína.

Dejé la cafeína y cambié mi vida

Me dijeron que la cafeína mantiene activo el metabolismo y aumenta el consumo de calorías. Es cierto que noté esos efectos al principio de apostar por esta sustancia como coadyuvante para mi dieta, aunque no tardé en conocer los efectos secundarios.

No pongo en duda que la ingesta controlada de cafeína sea hasta positiva para la salud, pero dejándola me di cuenta de que podía recuperar mi vida anterior, descansar mejor y afrontar mis obligaciones con mayor probabilidad de éxito. De hecho, pensé que me sería casi imposible poder dormir normalmente. A los pocos días de dejarla, pude hacerlo como cuando era niña. Me dormía en apenas 15 minutos y disfrutaba de un sueño reparador.

Noté igualmente cómo me dolía la cabeza casi constantemente. Los primeros días fueron insoportable porque el cerebro me pedía un café para mejorar la circulación y para sentirse mejor. Tras la primera semana, el dolor fue desapareciendo totalmente.  

Mi irritabilidad iba en aumento al principio. La falta de energía se transformaba casi en un cansancio crónico y en muy pocas ganas de trabajar o de socializar. Mis compañeros lo entendieron y en unos 10 días recuperé mi forma de ser habitual. Cuando tomaba varios cafés y complementos con cafeína me notaba la tensión bastante alta, me quedaba sin aire y me mareaba. Opté por ir al médico a que me tomase la tensión y me advirtió de lo que podía sucederme. Al dejar de tomar todo lo anterior regresé y me felicitó porque había vuelto a los valores normales.

Como tomaba café con leche y azúcar, me di cuenta de que podía perder peso ya que reduje drásticamente el consumo del antedicho edulcorante. Aunque pueda parecer demasiado obvio, no puedo olvidarme de que al final de los 21 días pude hacer cuentas y descubrir todo lo que me gastaba en cafeína cada mes (aproximadamente, unos 100 euros en alterar mi estado de salud).

Al final de las tres semanas, me di cuenta de que no había sido un proceso tan complicado como pensaba al principio. Pude vencer la necesidad constante de tomar algo con cafeína y he apostado por beber té, zumos naturales y, muy de vez en cuando, una taza de café si me apetece. Lo que quería era comprobar si la cafeína me servía, o no, para tener una mejor imagen. La comprobación terminó con un rotundo no.

Para perder esos kilogramos de más prefiero tomar agua con sabores o un smoothie, subir y bajar escaleras, hacer más deporte y, sobre todo, socializar. Me sorprendí a mí misma comprobando lo integrada que estaba en mi empresa. Ahora prefiero hablar con mis compañeros, hacer planes y apostar por enfocar la jornada laboral desde otro punto de vista mucho más amable, más empático y más recomendable.

Sentí beneficios indudablemente

Dejar la cafeína me ayudó a renovarme física y mentalmente. No la necesito constantemente y he entendido los daños que puede provocarme. Por suerte, tuve la fuerza de voluntad necesaria para no caer en el error de seguir aumentando la dosis. No me arrepiento de mi decisión. Podría decirse que soy una mujer nueva que ha descubierto una forma distinta de vivir y de aprovechar cada minuto de forma más adecuada.

Y ahora es tu turno. ¿Te animas a dejar la cafeína o piensas que la sigues necesitando para afrontar tu rutina diaria?

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
SuscrÍbete a El Peso Justo

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a El Peso Justo!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

Colabora con el peso justo

¿Tienes un marca y quieres darte a conocer en nuestro blog? Ponte en contacto con nosotros

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.